Preguntas Más Frecuentes

El mal aliento (halitosis) puede ser una condición incómoda y embarazosa. Muchas personas no se dan cuenta que tienen mal aliento, pero en algún momento todos lo tenemos, especialmente en la mañana.

Hay varias causas para el mal aliento, pero en gente saludable, la principal razón se debe a depósitos de microbios en la lengua, especialmente en la parte trasera de esta. Algunos estudios han demostrado que el solo cepillarse la lengua reduce el mal aliento hasta en un 70 %.

¿Qué podría causar mal aliento?

  • En la mañana – La producción de saliva es casi nula durante el sueño y esto conlleva a que su función de limpieza se reduzca significativamente, permitiendo que aparezca bacteria, la cual causa mal aliento.
  • Ciertas comidas – Ajo, cebolla, etc. Comidas que contengan componentes que causen olor, entran en el torrente sanguíneo; luego son transferidas a los pulmones y desde ahí exhaladas.
  • Hábitos de higiene oral pobres – Residuos de comida que quedan en la boca promueven el crecimiento de bacteria.
  • Enfermedad periodontal (encías) – Colonias de bacteria y residuos de comida que permanecen bajo encías inflamadas.
  • Caries y piezas dentales mal colocadas  – También podrían contribuir al mal aliento.
  • Resequedad en la boca (Xerostomia) – Podría ser causada por ciertos remedios, salivary gland problemas de la glándula salival, o respiración por la boca continua.
  • Tabaco  – El tabaco y/o cigarrillo seca la boca, causando mal aliento.
  • Dieta – Ciertos químicos llamados cetonas son emanadas en el aliento debido a que el cuerpo quema grasa.
  • Deshidratación, hambre, y el no comer – Beber agua y masticar alimentos incrementa la saliva y elimina la bacteria.
  • Ciertas condiciones de salud y enfermedades – Diabetes, problemas del hígado y del riñón, infecciones crónicas del seno nasal, bronquitis y neumonía son condiciones que contribuyen al mal aliento.

Llevar un reporte de lo que comes podría ayudar a identificar la causa del mal aliento. Además, revisa tus remedios, recientes cirugías, o enfermedades con tu dentista.

¿Qué puedo hacer para prevenir el mal aliento?

  • Practica una buena higiene oral – Cepíllate al menos dos veces al día con una crema dental con fluoruro y un cepillo dental aprobados por la ADA. Utiliza la seda dental -a diario- para remover residuos de comida y placa entre los dientes y debajo de las encías. Cepilla o usa un elemento adecuado para limpiar tu lengua y las partes traseras de tu boca. Reemplaza tu cepillo de dientes cada 2 a 3 meses. Si usas dentadura postiza o puente removible, límpialo correctamente antes de dormir y póntelo de nuevo en la mañana.
  • Visita a tu dentista regularmente – Hazte un chequeo y una limpieza profunda al menos dos veces al año. Si tienes o has tenido una enfermedad periodontal, tu dentista te recomendará visitas más frecuentes.
  • Deja de fumar/mascar tabaco – Pregúntale a tu dentista qué te recomienda para acabar con el hábito.
  • Bebe agua frecuentemente – El agua mantendrá tu boca húmeda y limpiará la bacteria.
  • Usa rinse dental – Algunos productos solamente proveen una  solución temporal para disfrazar el incómodo mal olor. Consulta con tu dentista sobre un rinse antiséptico que no solo alivie el mal aliento, pero que también elimine los gérmenes que causan el problema.

En la mayoría de los casos, tu dentista puede tratar la causa del mal aliento. Si tu boca es saludable y el mal aliento persiste, tu dentista te puede referir a tu médico para determinar la causa del mal olor y así llevar a cabo un tratamiento apropiado.

El cepillarse y usar la seda dental ayudan a controlar la placa y la bacteria que causan enfermedades dentales.

La placa es una capa pegachenta y casi invisible que se forma en el diente. Es un lugar lleno de bacteria viva, desechos de alimentos y saliva. La bacteria produce toxinas (veneno) que inflama las encías. ¡Esta inflamación es el comienzo de la enfermedad periodontal!

La formación de la placa y su continuo crecimiento solamente pueden ser controlados con un cepillado regular, el uso de la seda dental a diario, y el uso de otros elementos de higiene dental.

Cepillado dental – Cepilla tus dientes al menos dos veces al día (especialmente antes de irte a dormir) con crema dental y un cepillo de cerdas suaves aprobado por la ADA.

Coloca el cepillo en un ángulo de 45 grados respecto a las encías y cepíllalas suavemente usando un pequeño movimiento circular, asegurándote que siempre sientas las cerdas en las encías.

Cepilla la parte exterior, interior, y los bordes que muerden, diente por diente.
Usa la punta del cepillo para limpiar la parte interior de los dientes delanteros.
Cepilla tu lengua para remover bacteria y refrescar tu aliento.

Los cepillos eléctricos también se recomiendan. Son fáciles de utilizar y pueden remover la placa eficientemente. Coloque las cerdas del cepillo eléctrico en las encías y dientes y permita que el cepillo haga su trabajo, varios dientes al mismo tiempo.

Uso de la seda dental – El uso diario del hilo dental es la mejor manera de limpiar los espacios entre los dientes y las encías. El hilo dental no solo ayuda a limpiar estos espacios, sino que impide que la placa se multiplique, previniendo daño a las encías, dientes y el hueso.


Toma de 12 a16 pulgadas (30-40 cms) de seda dental y amárrala a tus dedos, dejando cerca de 2 pulgadas (5 cms) de seda entre las manos.


Usando tus pulgares e índices para guiar la seda, suavemente limpia entre los espacios de los dientes de abajo hacia arriba.


Si tienes dificultad con el hilo solo, hay algunos que vienen con bases que se pueden sujetar.

Enjuague – Es importante juagarse la boca con agua después del cepillado, y de cada comida en caso de que no te puedas cepillar.  Si usas un enjuague bucal, es una buena idea consultar con tu dentista o asistente al respecto.

Otros elementos de limpieza dental recomendados por tu dentista o asistente son: Cepillos interdentales, estimuladores con punta de caucho, limpiadores de lengua, artefactos de irrigación, fluoruro y enjuagues bucales recomendados entre otros. Todos estos pueden contribuir para una correcta limpieza dental en la casa.

A través de los años ha habido algún cuestionamiento respecto al riesgo que representan los rellenos de amalgama (plata).  Una amalgama es una mezcla de cobre, plata, estaño y zinc, unidos por mercurio elemental. Los dentistas han usado este metal mezclado para rellenar dientes por más de 100 años.  La controversia se debe a la creencia de que la exposición al vapor y las partículas diminutas del mercurio pueden causar  una variedad de problemas para la salud.

Según la American Dental Association (ADA), hasta un 76% de los dentistas usan plata que contiene mercurio para rellenar dientes.  La ADA también afirma que los rellenos en plata son seguros y que los estudios no han logrado demostrar una relación entre plata que contiene mercurio y problemas de salud.

El concenso general es que los rellenos de amalgama (plata) son seguros.  Además de la ADA, el Center for Disease Control (CDC), la World Health Organization, la FDA, y otras instituciones califican el uso de rellenos de plata como seguro, durable, y económico.  El U.S. Public Health Service dice que la única ocasión en que no se deben usar es cuando un paciente es alérgico a algún componente de la mezcla. La ADA ha tenido menos de 100 incidentes reportados sobre alergias a los componentes de rellenos de plata, de entre millones de rellenos de plata durante décadas.

Aunque algunos estudios indican que no hay riesgos reales para pacientes que tienen rellenos de plata, somos conscientes de que el mercurio es un material tóxico cuando una persona se expone a niveles muy altos.  Por ejemplo, se debe limitar el consumo de ciertos tipos de pescado que presentan altos niveles de mercurio.  Sin embargo, con respecto a los rellenos de amalgama, la ADA afirma que cuando el mercurio se combina con los otros componentes del relleno, se convierte en una sustancia inactiva que es segura.

Hay varias alternativas a los rellenos de plata, incluyendo un compuesto de porcelana composite (con el color del diente natural) y rellenos de oro.  Te invitamos a informarte sobre estas opciones con tu dentista para que puedas  determinar cuál es la mejor opción para ti.

Deberías revisarte tu dentadura y hacerte una limpieza profunda al menos dos veces al año, aunque tu dentista te podría recomendar visitas más frecuentes.

Exámenes dentales regulares y limpiezas profundas son esenciales en la prevención de problemas dentales  y para   conservar la salud de tus dientes y encías.  En estas visitas, tus dientes se limpian y revisan.  Adicionalmente, se revisan otras cosas y se monitorean para detectar, prevenir y ayudarte a mantener una buena salud dental; algunas cosas que se revisan son:

  • Historia médica: Es necesario saber tu estado de salud en general, los remedios que tomas, enfermedades, ya que esto nos ayudará a determinar tu salud dental.
  • Examen de rayos x (radiografías): Esencial para detectar caries, tumores, quistes, y pérdida de hueso. Los rayos X también ayudan a determinar la posición de los dientes y las raíces.
  • Prueba de Cáncer Oral: Revisa la cara, el cuello, los labios, la lengua, la garganta, los tejidos y las encías en busca de cualquier señal de cáncer.
  • Evaluación de enfermedades de las encías: Revisión de las encías y el hueso alrededor del diente en busca de alguna señal de enfermedad periodontal.
  • Examen de caries: Todas las superficies de los dientes serán revisadas para detectar cualquier caries por medio de instrumentos especiales con tecnología de punta.
  • Examen de restauraciones existentes: Chequeo de rellenos, coronas, etc.
  • Eliminación de El sarro (sarro): El sarro es una placa endurecida que lleva un tiempo considerable en el diente y se ha adherido firmemente a su superficie. El cálculo o sarro se forma arriba y abajo de la retracción de encías y solamente puede ser removido con instrumentos dentales especiales.
  • Eliminación de la placa: La placa es una capa pegachenta y casi invisible que se forma en el diente. Es un lugar lleno de bacteria viva, desechos de alimentos y saliva. La bacteria produce toxinas (veneno) que inflama las encías. ¡Esta inflamación es el comienzo de la enfermedad periodontal!
  • Brillo de dientes:Remueve manchas y placa que no pueden ser eliminadas solamente con el cepillado ni cuando se sacan los cálculos.
  • Recomendaciones de higiene oral: Revisar y recomendar ayudas para la higiene oral de acuerdo a las necesidades (cepillos dentales eléctricos, elementos de limpieza especiales, fluoruros, rinses, etc.).
  • Cambios en la dieta alimentaria: Tus hábitos alimenticios juegan un rol muy importante en tu salud dental.

Como puedes ver, un buen examen dental y una limpieza profunda es mucho más que buscar si hay caries y brillar tus dientes.  Estamos comprometidos a brindarte el mejor cuidado posible, para lo cual necesitamos que nos ayudes con visitas y limpiezas profundas regulares.

¡Cuatro de cada cinco personas tienen enfermedades periodontal y no lo saben!  La mayoría de las personas no son conscientes de ello porque  la enfermedad no presenta dolor en las etapas iniciales. A diferencia de la caries, que a menudo causa incomodidad, es posible tener una enfermedad periodontal sin síntomas notorios.  

La enfermedad periodontal comienza cuando la placa -la cual es una capa pegachenta y casi invisible- se forma en el diente. Esta es un lugar lleno de bacteria viva, desechos de alimentos y saliva. La bacteria produce toxinas (veneno) que inflama las encías y lentamente destruye el hueso.  

Fuera de una pobre higiene oral, hay otros factores que pueden incrementar el riesgo de desarrollar una enfermedad periodontal:

  • Fumar o masticar tabaco – El tabaco contribuye a que se forme la placa y el sarro en los dientes.
  • Ciertas condiciones de los dientes y elementos de limpieza – Puentes que ya no se mantienen en su lugar apropiadamente, dientes apretados, o rellenos  defectuosos que pueden atrapar placa y bacteria.
  • Mucha medicina – Esteroides, drogas para la terapia del cáncer, medicina para la presión arteria y píldoras anticonceptivas entre otros.  Alguna medicina tiene efectos secundarios que reducen la saliva, haciendo que la boca se reseque de manera que la placa se adhiera más fácilmente a los dientes y a las  encías.
  • El embarazo, píldoras anticonceptivas, y la pubertad – Pueden causar cambios en los niveles hormonales, logrando que el tejido de las encías sea más sensible a las toxinas de las bacterias.
  • Enfermedades sistémicas  – Diabetes, desórdenes en las células de la sangre, SIDA, etc.
  • Los genes pueden jugar un papel – Algunos pacientes pueden estar be predispuestos a un tipo de periodontitis más agresiva.  Pacientes con familiares que hayan perdido sus dientes deberían prestar particular atención a sus encías.

Señales y Síntomas de Enfermedad Periodontal 

  • Encías rojas e inflamadas – Las encías nunca deberían ser muy rojas o estar inflamadas.
  • Encías que sangran – Las encías nunca deberían sangrar, aun cuando te cepilles duro y uses seda dental.
  • Mal aliento persistente – Causado por bacteria en la boca.
  • Nuevo espacio entre los dientes  – Causado por pérdida de hueso.
  • Dientes flojos – También causado por pérdida de hueso o fibras periodontales débiles (fibras que unen el diente con el hueso).
  • Pus alrededor de dientes y encías  – Señal de que hay infección.
  • Encías que ceden  – Pérdida de encía alrededor del diente.
  • Sensibilidad o Malestar– Placa, cálculo, y bacteria irritan las encías y dientes.

Una buena higiene oral, una dieta balanceada, y visitas regulares al dentista pueden ayudar a reducir el riesgo de desarrollar enfermedades periodontales.

Si te sientas mal por la apariencia de tus dientes, o si solo quieres mejorar tu sonrisa, los tratamientos de cosmética dental pueden ser la solución para obtener una sonrisa más linda, que te dé más confianza. 

La cosmética dental se ha vuelto muy popular en los últimos años, no solo por los importantes avances en la tecnología y los materiales sino también porque los pacientes cada día se preocupan por su salud integral.  Esto incluye una buena salud dental representada en una sonrisa más sana, blanca y radiante.  

Hoy en día hay muchos procedimientos en cosmética dental.  Dependiendo de tus necesidades particular, los tratamientos de cosmética dental pueden cambiar tu sonrisa de manera radical, desde la reparación de un diente hasta un diseño de sonrisa total.  Pregúntale a tu dentista cómo mejorar la salud y la estética de tu sonrisa a través de la cosmética dental.

Tratamientos Cosméticos:

  • Blanqueamiento de los dientes: El blanqueamiento aclara dientes que están manchados ya sea por el tiempo, la comida, bebidas y el cigarrillo.  Dientes que se han oscurecido como resultado de un daño o por cierta medicina también se pueden aclarar, pero los resultados  dependen de lo manchados que estén.
  • Relleno Blanco (del color del diente): También conocido como ‘bonding’, los rellenos blancos son muy populares ahora en vez de los de amalgama (plata) para reparar dientes con caries y también para reemplazar rellenos viejos defectuosos.  Los rellenos blancos también se usan para reparar dientes desportillados, quebrados o manchados. Este tipo de relleno también es muy práctico para rellenar espacios y para proteger superficies de raíces expuestas sensibles debido a la regresión de las encías.
  • Carillas en porcelana: Las carillas son piezas hechas a la medida, con el color del diente natural que recubren el frente del diente y así crear una dentadura hermosa y natural.  Estas pueden arreglar o camuflar dientes dañados, manchados, mal formados, o desalineados.  Contrario a las coronas, las carillas  no requieren retirar mucha estructura de la parte exterior del diente.
  • Coronas de porcelana: Una corona es una cubierta que encierra toda la superficie del diente, devolviéndole su aspecto y tamaño original. Una corona protege y refuerza la estructura del diente que no puede ser arreglada con otro tipo de reparaciones. Las coronas de porcelana deben igualar la forma, el tamaño y el color del diente, de manera que tu sonrisa se vea natural, bonita y dure mucho tiempo.
  • Implantes Dentales: Los implantes dentales son raíces artificiales que -por medio de una cirugía- se colocan en la mandíbula para reemplazar uno o más dientes faltantes. Las coronas en  porcelana, los puentes, y las dentaduras postizas se pueden hacer a la medida y se pueden pegar a los implantes, brindándole al paciente una solución -a piezas dentales removibles- que es sólida, estable y durable.
  • Ortodoncia: Menos visible y más efectivos ‘brackets’ y cables están ayudando a enderezar dientes con ortodoncia algo mucho más llamativo para pacientes adultos.  Además, en algunos casos, los dientes se pueden enderezar con ‘aligners’ hechos a la medida, que son removibles y no requieren de ‘braces’.

 ¡Gracias a los avances en dentistería moderna, los tratamientos cosméticos pueden hacer que sonrías sin vergüenza!

Carillas de porcelana son piezas delgadas de porcelana en forma del diente natural, hechas a la medida, que recubren el frente del diente.  Son muy duraderas y no se manchan, siendo una solución muy popular para aquellos que quieren arreglar o mejorar su sonrisa.

Las Carillas pueden ser usadas para restaurar o corregir los siguientes problemas dentales:

  • Dientes extremadamente descoloridos o manchados
  • Espacios no deseados o desiguales
  • Dientes gastados o desportillados 
  • Dientes apretados 
  • Dientes deformes 
  • Dientes muy grandes o pequeños

El tratamiento por lo general requiere de dos visitas.  Las carillas se hacen a partir de una impresión (molde) de tus dientes que es enviada a un laboratorio dental profesional donde se hace cada carilla a la medida y por separado (para obtener el color y la forma de tu diente natural) para mejorar tu sonrisa personal.

Con muy poca -o inclusive sin- anestesia, los dientes se preparan al ser pulidos (muy poco) para que la carilla pueda ser colocada.   Las carillas se pegan cuidadosamente a la superficie del diente con un pegante especial y ocasionalmente una luz se usa para endurecer y colocarlo.  

Las carillas son un tratamiento dental excelente que pueden mejorar tu dentadura y brindarte una hermosa sonrisa. 

Desde que el blanqueamiento de dientes se convirtió en el tratamiento cosmético número uno para muchos pacientes, hay muchos productos y métodos disponibles para lograr una sonrisa más clara.

El blanqueamiento profesional es un tratamiento dental simple, no invasivo para cambiar el color natural del esmalte del diente, que es una forma ideal de mejorar la belleza de tu sonrisa. Hay varios productos en el mercado, pero estos no son tan efectivos como los tratamientos profesionales y podrían no ser aprobados por la American Dental Association (ADA).

Con el tiempo, la capa exterior del esmalte se gasta, dando paso a un color más oscuro o amarillo. El color de nuestros dientes también proviene de la parte interior del diente, la cual podría oscurecerse con el tiempo. Fumar, tomar café, té, y vino rojo también contribuye a descoloración del diente, volviéndolo amarillo y opaco. Cierta medicina -para niños- como la tetraciclina y excesiva fluorosis durante el desarrollo del diente también puede contribuir a la decoloración del diente.

Es importante que un dentista evalúe tus dientes para así determinar si eres un buen candidato para un blanqueamiento profesional. Ocasionalmente, la tetraciclina y  las manchas por fluorosis son difíciles de eliminar y tu dentista podría ofrecerte otras opciones, como carillas o coronas para cubrir dichas manchas. Debido a que el blanqueamiento solo funciona en el esmalte de dientes naturales, también es importante evaluar el reemplazo de viejos rellenos, coronas, y demás, antes de comience el blanqueamiento. Una vez que se ha llevado a cabo el blanqueamiento, tu dentista puede hacer que las nuevas piezas tengan el  mismo color de los dientes que acaban de ser blanqueados.

Ya que el blanqueamiento no es permanente, una ‘retocada’ puede ser necesaria luego de unos años para mantener tu sonrisa blanca y reluciente.

Los sistemas de blanqueamiento profesional de dientes:

  • Sistemas caseros: Los productos caseros usualmente vienen en forma de gel que se pone en un protector bucal hecho a la medida, creado de un molde de tus dientes. El protector se usa ya sea dos veces al día por aproximadamente 30 minutos, o durante la noche mientras duermes. Por lo general tardan varias semanas para lograr los results deseados dependiendo de lo manchados y el blanco que se quiera obtener.
  • Blanqueamiento profesional en la clínica: Este tratamiento se realiza en la clínica y puedes ver los resultados inmediatamente. Podría requerir más de una visita y cada visita tarda entre 30 y 60 minutos. gums are protected, Mientras la solución (blanqueador) se aplica a los dientes, tus encías son protegidas con un protector bucal especial. Una luz especial puede ser usada para aumentar el efecto del agente.

Algunos pacientes pueden experimentar sensibilidad en el diente luego del tratamiento. Esta sensación es temporal y disminuye pronto, por lo general de un par de días a una  semana.

El Blanqueamiento Profesional puede ser muy efectivo y te puede brindar una sonrisa más blanca y reluciente, para que ¡sonrías sin vergüenza!